HomeTrending MLB NewsApuntes desde el palco de prensa

Apuntes desde el palco de prensa

Published on

Image credit: © Bill Streicher-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

 Lleva días lloviendo en el noreste, fuerte y fresco, como todos los meses de marzo. Húmedo pero no húmedo, nunca se corta en tu memoria hasta que estás mirando una lona en un campo de béisbol, pensando en cómo hace apenas unas semanas te deleitabas con la promesa del regreso del béisbol y ahora estás mirando lo que lo retrasa. Los partidos tienen hora de inicio porque tienen que tenerla, pero ahora mismo es más una sugerencia que otra cosa.

La lona permaneció en el campo del Citizens Bank Park durante horas el martes. Desde que entré por la puerta hasta el momento en que ocurrió, la mayoría de la gente que zumbaba por el estadio no creía que se fuera a quitar. Yo tampoco estaba seguro. “No sé cómo van a jugar”, dijo un locutor que se paseaba por el palco de prensa.

Entonces, justo antes de las 5:00, entró. A las 5:07, el equipo de jardinería lo había guardado por completo. Las luces del estadio se hicieron más brillantes a medida que sacaban el campo de la niebla y la bruma que habían devorado las cimas de los rascacielos de la ciudad. Los jugadores se arremolinaban, haciendo el tipo de calentamiento que indica que se acerca un partido, porque sólo lo hacen cuando se están preparando para jugar. Fue una noche que terminó con una victoria de los Phillies por 9-4 que se convertirá, como mucho, en una nota a pie de página, como tantos otros partidos de abril.

Pero siempre justifica el esfuerzo, Bryce Harper bateó tres cuadrangulares. Tal vez lo hayas leído en Box Score Banter. Cada uno se escapó por una parte diferente del parque. El primero fue a la alcoba más profunda, un batazo de 107.7 mph que voló 420 pies y alivió la tensión a través del Valle de Delaware, considerando que su pelota más bateada de la temporada hasta ese punto era de 97.7 mph. El segundo fue un batazo por la pared del jardín derecho a 103 mph. El tercero fue el más grande: un grand slam al derecho, un láser de 108.3 mph que viajó 422 pies. Fue el segundo juego de tres cuadrangulares de su carrera, el último había sido en 2015. Sus seis carreras impulsadas también fueron la mayor cantidad que ha tenido en un juego. Sólo jugó en tres de los primeros cuatro partidos del equipo y se puso un notable golpazo sobre la barandilla mientras perseguía un foul el otro día.

Al igual que el estruendo de las copas tintineando y los vítores durante la noche en una fiesta, fueron pequeñas cosas que puedes o no presenciar al pasar por ellas. En su última aparición en el plato, Kyle Schwarber bateó un sencillo a su lado que anotó una carrera, pero una línea a la izquierda a mitad del partido fue más interesante. Desde que se convirtió en un Phillie, no ha tenido un tramo de cinco juegos en los que ha golpeado la bola menos a su lado de jale. Es pronto, y especialmente pronto para los Phillies empapados por la lluvia, pero podría ser algo más que un parpadeo en el radar. Justo el otro día dijo que estaba “tratando de ponerme en mejores posiciones de bateo”. En cierto sentido, eso significa ser menos preciso en su juego particular, dado lo potente que es su bate, pero está en el espíritu de los bateadores del equipo que intentan mejorar su enfoque. (En particular, conectó un cuadrangular láser al jardín derecho el miércoles por la noche poniéndose delante de la bola).

También está Johan Rojas, quien llegó a base pero se fue de 0-3 y una vez más no bateó una bola fuera del cuadro. Ha comenzado la temporada sin hits en sus primeras 14 apariciones al plato. Al entrar en juego en la noche, fue uno de los 13 jugadores con al menos 10 apariciones al plato y sin hits. El récord de más apariciones en el plato para comenzar el año sin un hit pertenece a Daniel Palka en 2019, con 39. Se ha visto superado contra los lanzadores de Grandes Ligas y actualmente está registrando un rendimiento ofensivo entre los 100 peores en la era del Comodín. Finalmente registró un hit el miércoles por la noche, pero si su enfoque en el plato no mejora sobre la marcha, se va a convertir en un lastre a pesar de su defensa de primer nivel.

Spencer Turnbull lanzó cinco entradas y no cedió ninguna carrera, mezclando sus lanzamientos con eficacia. Una vez que tuvo un par de entradas en su haber estaba claro que lo estaba sintiendo. Realizó su pavoneo—ese paseíllo que todo lanzador hace como una vieja piel cuando sabe que tiene un bateador dominado—muchas veces. Cortantes, hundientes, barredores: no importaba. Todos fueron bien calificados por StuffPro, demasiado bien para que los Reds pudieran hacer algo con ellos. Cuando se marchó, su respuesta fue más bien una contracción del tipo “lo necesitaba”. Él estaba sangrando velocidad, pero empujando a través de todos modos, a la deriva de 93 mph a 90. Sus 83 lanzamientos fueron los terceros más lanzados desde mayo de 2021.

Ricardo Pinto entró de relevo. No había llegado al estadio sino hasta la cuarta entrada. El equipo envió un coche para traerlo desde Rochester, Nueva York, y se quedó atascado en el tráfico. Fue firmado por los Phillies en 2012, debutó con ellos en 2017, puso un 5.4% de ponches menos caminatas en poco menos de 30 entradas, y desde entonces ha pasado por cuatro organizaciones y dos continentes. No ha lanzado un lanzamiento en las mayores desde 2 y ⅓ entradas con los Rays en 2019. Pero los lanzamientos parecían finos—el slider y el splitter destacaron—y registró un salvamento de cuatro outs. Desde 1995, eso solo ha sucedido otras cuatro veces.

Cuando todo se redujo a eso, el mánager Rob Thomson dijo después del juego que la noche era “exactamente lo que necesitábamos”, elaborando que el club no quería usar a ninguno de sus otros relevistas si no era absolutamente necesario. También señaló que era sólo una cuestión de tiempo para Harper para romperla, y que no se encuentra preocupado por su jugador estrella. Las declaraciones fueron curiosas cuando se combinaron, reconociendo la necesidad de buena suerte en una noche dada y cómo puede suceder incluso a los pocos partidos de una temporada, pero también sabiendo que el equipo es capaz de hacer su propia suerte debido a su talento. Mantener ambas cosas puede ser complicado, sobre todo cuando el club ha sido explícito sobre su deseo de empezar este año más rápido que otros.

Aun así, las palabras de Thomson fueron pertinentes incluso después de la derrota por 4-1 del miércoles. ” Tienes que equilibrarlo”, recalcó Thomson. “No puedes perder la cabeza por perder un par de partidos, por no jugar bien al principio. Mantén en el proceso y asegúrate de que no te entre el pánico”.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now

source

Latest articles

Death, Taxes, and Exploiting Tax Loopholes

This content is for Premium and Super-Premium members only. Visit the site and log...

Joey Ortiz Is Succeeding Strangely

This article isn’t really about Joey Ortiz. Or, well, it is, but it’s also...

Mariners’ Sam Haggerty Suffers Torn Achilles

Mariners utilityman Sam Haggerty suffered a torn Achilles tendon while trying to run down...

Mets release veteran infielder | Yardbarker

The Mets have released veteran infielder Joey Wendle, tweets Mike Puma of the New...

More like this

Death, Taxes, and Exploiting Tax Loopholes

This content is for Premium and Super-Premium members only. Visit the site and log...

Joey Ortiz Is Succeeding Strangely

This article isn’t really about Joey Ortiz. Or, well, it is, but it’s also...

Mets release veteran infielder | Yardbarker

The Mets have released veteran infielder Joey Wendle, tweets Mike Puma of the New...